Una zoonosis es cualquier enfermedad que puede transmitirse de animales a seres humanos y viceversa. La palabra se deriva del griego zoon (animal) y nosis (enfermedad).

Una zoonosis puede transmitirse por contagio directo con el animal enfermo, a través de algún fluido corporal como orina o saliva, o mediante la presencia de algún elemento inanimado o intermediario como pueden ser los mosquitos u otros insectos. También pueden ser contraídas por consumo de alimentos de origen animal poco cocidos o que no cuentan con los controles sanitarios correspondientes, o por consumo de frutas y verduras crudas mal lavadas.

La prevención, el control y la erradicación de estas enfermedades es una misión compleja que solo puede llevarse a cabo mediante una estrecha colaboración entre médicos y veterinarios. La prevención consiste principalmente en el control de la infección en los animales, ya que estos constituyen sus huéspedes naturales, sus reservorios y fuentes de infección; la higiene de los alimentos; las prácticas de inmunización y el saneamiento ambiental con el consiguiente control de los reservorios y los vectores.

Dentro de las zoonosis más importantes tenemos:

  • Rabia: es una enfermedad aguda, infecciosa, viral del sistema nervioso central; causa encefalitis aguda con una letalidad cercana al 100 %. Es la zoonosis viral más antigua que se conoce.
    Existen dos tipos de ciclos según su huésped principal:
1. la urbana es transmitida por los carnívoros domésticos al hombre u otras especies.
2. la selvática tiene su reservorio natural en diferentes especies como ser zorros, murciélagos hematófagos e insectívoros, hurones, desde donde la infección puede extenderse a caninos, bovinos, equinos y seres humanos.

El virus rábico no atraviesa la piel intacta, así que la mordedura es la principal vía de ingreso del agente.
El 22 de Julio de 2008 se registró el último caso de rabia humana en el país, que causó la muerte de un niño de 8 años en la provincia de Jujuy.

La rabia existe, no ha sido erradicada. Cada año se registran entre 10 a 15 casos de rabia en murciélagos.

La forma de prevención más eficaz es la vacunación, obligatoria en gatos y perros a partir de los 3 meses de edad, de este modo se consigue la disminución de especies susceptibles a la enfermedad.

  • Toxoplasmosis: enfermedad parasitaria que puede afectar a todos los animales, incluso al hombre. Sin embargo, tan solo en el gato logra desarrollar el ciclo completo. Aunque es cierto que el gato actúa como diseminador del parasito su papel en el contagio del hombre es de escasa importancia.
El gato se convierte en portador solo si ingiere carne cruda infectada o cazando ratones. La edad del gato es muy importante ya que solo los gatitos entre las 6 y 16 semanas son transmisores de la enfermedad. La eliminación del parasito es en forma inmadura y se convierte en infecciosos únicamente si encuentran un ambiente adecuado y han pasado de 24 a 48 hs luego de emitidas la heces.

Si los parásitos se depositan sobre vegetales pueden ser ingeridas por rumiantes o el hombre, por lo que la principal forma de contagio del humano es a través del consumo de verduras mal lavadas, carne poco cocidas, o manipulando tierra sin guantes y no lavándose las manos después.

Las medidas alimentarias e higiénicas adecuadas para reducir las posibilidades de contagio son:

⇢ consumir carnes bien cocidas
⇢ lavarse las manos luego de manipular carnes crudas
⇢ lavar bien la fruta y verdura antes de consumirlas
⇢ utilizar guantes al limpiar la bandeja sanitaria del gato y para trabajos de jardinería.

Los gatos por lo tanto quedan exonerados, ya que científicamente no se lo considera un factor importante de riesgo, sobre todo si hablamos del gato de casa.